sentimientosinterminables

sentimientosinterminables:

Me besó y eso bastó para darme cuenta que me gustaba, que me gustaba de verdad y no ese tipo de gusto como que sentís cuando vez a un chico lindo y te comportas como idiota. Sí no que me gustaba de verdad como el chico lindo física e interiormente. Me gustaba y mucho. No me importaba nada, ni…

hachedesilencio

hachedesilencio:

Cerveza caliente. Cola de una marca barata. Tener maría y no tener a nadie con quien compartirla. Escuchar buena música en unos auriculares que solo funcionan de un lado. Conocer a un chico que te atrae físicamente, gustarle y al poco darte cuenta que no tienes nada en común con él, aburrirte sin…

hachedesilencio
A mi me gustan las partes tristes, grises, agrias y dolorosas. Pienso que la felicidad, el amor y la ternura son las partes más fáciles. Esto a la hora de componer un escrito. Porque las tristes no tienen remedio y se colapsan. Son como un muro que se derrumba, como una pintura que se decolora, como un recuerdo que se borra; y nada puede salvarle.
Las partes tristes, Joseph Kapone  (via hachedesilencio)
hachedesilencio

hachedesilencio:

Tienes que saber algo más

antes de acostarte otra vez.

Conmigo.

¿Te acuerdas de la chica tímida

que a penas hablaba,

y no dejaba de mirar al suelo 

por miedo a caerse?

Bien.

Te hizo el amor

antes de conocerte.

Y reconoce que has sido lo mejor que ha pasado

por su cama

y por su mente.

A veces me cuenta como te sorbía la saliva

con el cuentagotas de su lengua,

como te quitaba la mirada para darte la mano

y llevarla al final de su espalda.

Me habla de la manera que tiene de rozarte

sin ni siquiera mirarte,

de cómo te sabe de memoria,

a conciencia.

De noches y noches de estudio continuo

una y otra vez,

sus manos y tu piel.

De cómo te besa las rodillas

y juega con espasmos y la prisa.

(Que es lo único que no le corres).

De tus labios cuando huelen a flor, 

a la más mojada de su jardín de olvido.

Me cuenta de cómo sus yemas

escalan por tus costillas 

mientras desemboca un río de saliva en tu ombligo.

Me dice que hueles a noche,

a libro abierto de piernas,

a coche, a sexo, a roce, cariño y herida.

Me cuenta que te husmea como un perro guardián

deseando que se dé la vuelta el mundo

para comerse

por fin

al rehén:

TU VIDA.